whatsapp

Como cada semana, desde tuexpertoAPPS, estamos analizando todos los recovecos de la aplicación WhatsApp para sacarle el máximo partido, conociendo los trucos y funciones de todos sus aspectos. En esta ocasión toca conocer uno de los puntos que más preocupa a los usuarios: la privacidad. Y es que, con la fama de esta aplicación también han llegado muchos problemas relacionados con hackers, el funcionamiento de WhatsApp, seguridad de la información compartida y otras cuestiones que explicamos a continuación.

Lo primero que hay que decir de WhatsApp es que es una aplicación segura. O, al menos, todo lo segura que cabrí­a esperar. Atrás quedó el tiempo, durante los primeros años de funcionamiento de este servicio, cuando la aplicación enviaba los mensajes sin ninguna protección. Sin embargo, desde el pasado 2012, el equipo de WhatsApp comenzó a aplicar una encriptación o código para cifrar las conversaciones y evitar que terceros pudieran acceder a la información intercambiada. Algo que comenzó en iPhone y continuó aplicándose al resto de plataformas.

whatsapp privacidad

Si bien es cierto, tras esa fecha, varias noticias acerca de ataques a WhatsApp han conseguido llamar la atención de medios y usuarios. Y es que los hackers siguen tratando de encontrar puertas traseras a esta aplicación desde donde conseguir información o incluso suplantar la identidad de uno de los interlocutores. Sin embargo, estos problemas son aislados, siendo necesarios conocimientos avanzados de informática, una conexión WiFi pública desprotegida y con tránsito de usuarios y versiones de WhatsApp no actualizadas. Demasiados requisitos para que este sistema de mensajerí­a sea considerado poco seguro.  Una razón más para estar atento a las actualizaciones que a veces incordian al usuario.

Tanto es así­ que, como explicaba el rotativo El Mundo hace unos meses, era la aplicación preferida por los delincuentes para sus comunicaciones. Y es que las Fuerzas de Seguridad del Estado aún no tienen herramientas para vigilar o espiar las conversaciones que se dan a través de WhatsApp, precisamente por sus sistemas de seguridad. Lo que hace de ella una herramienta de mensajerí­a privada donde el usuario es quien decide el uso que hace de ella.

Pero no todo es bueno en WhatsApp. Y es que la privacidad del usuario no siempre está asegurada, sobre todo ante fallos de otros usuarios. A más de uno le sonará haber sido agregado a una conversación grupal donde no conoce a todos los participantes y en donde es posible adquirir números de teléfono de otros interlocutores sin su consentimiento. Un problema que llega de la mano de la necesidad de registrar la cuenta de WhatsApp de cada usuario a su número de teléfono. Un coste por poder llevar una misma cuenta de este servicio a otro terminal de forma segura con sólo llevar la tarjeta SIM y el número de teléfono. Pero que no agrada a todos los usuarios cuando su número puede ser distribuido y captado tan fácilmente por otros. Algo que herramientas como LINE o Kik Messenger evitan con la creación de una cuenta de usuario completa, utilizando un sobrenombre o un código QR para establecer contacto de forma más privada.

whatsapp

La parte de privacidad que sí­ se puede controlar de forma activa en WhatsApp, al menos los usuarios de iPhone, es la posibilidad de ocultar la última hora a la que se conectaron para utilizar el servicio de mensajerí­a. Una opción que se puede desactivar desde el menú Ajustes para evitar que otros usuarios sepan si están en lí­nea o desde cuando no consultan su smartphone para leer mensajes. Una función exclusiva que aún no ha llegado a otras plataformas.

A parte de estas cuestiones, hay que tener en cuenta que, a pesar de ser una aplicación utilizada por todo el mundo y que pueda parecer coloquial, la ley española puede aplicarse sobre ella. Y es que la privacidad, el honor o el Derecho a la Intimidad están muy presentes en ella. Llama la atención el último caso en el que un joven fue detenido tras compartir fotos de su ex novia desnuda. Hay que tener en cuenta que distribuir fotos y ví­deos de una persona sin su consentimiento puede incurrir en delito, más aún cuando dicha persona es menor de edad. Por ello, hay que tener muy en cuenta qué se va a compartir, con qué intención y la repercusión que ello puede tener a través de WhatsApp antes de hacerlo, ya sean fotografí­as propias o ajenas. Un punto muy controvertido debido a la expansión del sexting o la práctica de enviar fotos comprometidas por su contenido sexual.

whatsapp privacidad

En definitiva, los usuarios de WhatsApp que hagan un uso responsable de la aplicación y que eviten las conexiones WiFi públicas, no deberí­an temer por la privacidad de sus conversaciones, sabiendo que están protegidas por sistemas de seguridad con encriptación y teniendo en cuenta que la legislación española puede aplicarse en caso de que exista algún problema. Todo ello evitando los fraudes existentes en Internet que afirman poder espiar conversaciones. Cuestión que, de nuevo, incurre en delito y que además es completamente falso, llevando al usuario a ser estafado sin conseguir acceder a dicha información de WhatsApp.

Otros artí­culos relacionados:

Trucos para WhatsApp, los archivos multimedia

Trucos para WhatsApp, los mensajes

Trucos para WhatsApp, los contactos

Trucos para WhatsApp, las conversaciones y chats

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.