Angry Birds Blast, cuando los Angry Birds juegan a Candy Crush Saga


angry birds blast

A Rovio se le han acabado las buenas ideas. Se le acabaron hace mucho tiempo, de hecho. Prueba de ello es el rumbo dubitativo de la franquicia de los pájaros furiosos en los últimos años. Han tanteado el mundo del motor, han hecho referencia a otras franquicias como Transformers, han probado diferentes géneros de juegos… Nada parece suficiente para devolver la fama a esta pandilla de pájaros. Ahora lo vuelven a intentar imitando al juego que causó sensación hace un par de años y que sigue dando muchas alegrías a su creador. Hablamos de Candy Crush Saga y de su reciente imitación llamada Angry Birds Blast.

En Angry Birds Blast no encontramos un calco de Candy Crush Saga, pero sí una inspiración más que notable. Y es que el título se basa en resolver tableros repletos de fichas de colores juntándolas en grupos. Todo ello con el objetivo de recoger un número determinado de elementos de uno u otro tono en un máximo de movimientos. Es decir, no cuenta con ninguna innovación, pero eso no significa que se trate de un juego aburrido o tedioso.

Un cambio sustancial en la mecánica es que el jugador no mueve ninguna de las fichas del tablero. Éstas son, en realidad, globos que hacen referencia a los diferentes personajes de la bandada según su color, debiendo pincharlos para eliminarlos del tablero y dejar hueco a otros. Así, solo hay que pinchar sobre uno o un grupo de globos para mover las cosas en Angry Birds Blast.

angry birds blast

Por supuesto, existen diferentes combinaciones para asegurar que la mecánica no resulta aburrida y para facilitar las cosas al jugador en los momentos más complicados. Una combinación de cinco globos genera un cohete capaz de acabar con toda una línea del tablero. En cambio, si son nueve los globos del mismo color explotados a la vez, se genera otro potenciador en forma de pistola que acaba con todos los elementos del mismo tono dentro del tablero. Todo ello sin perder de vista la posibilidad de combinar estos potenciadores para crear ataques de verdadera destrucción capaces de salvar cualquier partida.

También hay cierta variedad en los tipos de reto de los diferentes niveles del juego. En unos habrá que hacerse con un número de pájaros de un tipo, mientras que en otros habrá que deshacerse de los temibles cerdos verdes. Además, según se vaya avanzando, habrá que hacer frente a obstáculos como piezas de madera y de cristal que entorpecen la mecánica y suponen un verdadero reto para los jugadores que no han invertido un buen número de horas de juego en Candy Crush Saga.

En definitiva, nos encontramos ante un juego que engancha desde el primer momento gracias a su sencilla mecánica y al asumible reto que plantea. Algo que entretiene durante bastante tiempo. Además, las animaciones y aspecto visual, aunque no destaca especialmente, resulta agradable a la vista, del mismo modo que los sonidos completan la experiencia. Eso sí, los apasionados de Candy Crush Saga encontrarán en este Angry Birds Blast un reto sencillo que no les aportará nada realmente nuevo. Para los que llegan de nuevas, será un buen juego durante unos cuantos días.

Lo mejor es que AngryBirds Blast está disponible de forma gratuita tanto en Google Play Store como en App Store. Ahora bien, cuenta con compras integradas.

Etiquetas:

Dejar un Comentario