mensajes-temporales-en-whatsapp-actualizacion-1-e1604324791400

Los responsables de WhatsApp parecen estar desesperados por evitar que los usuarios se marchen a otras plataformas de mensajería instantánea en busca de una mayor seguridad. La idea de que el servicio de chat pueda compartir información con Facebook (y los muchos rumores infundados al respecto) han causado un éxodo de usuarios que la plataforma trata de frenar.

El último intento por evitar que los usuarios se marchen pasa por copiar una de las características de Telegram: las fotos que se autodestruyen. Esto quiere decir que, muy pronto, las imágenes que pasemos por medio del servicio de chat no se quedarán guardadas para siempre, sino que podremos elegir que desaparezcan en el momento en que la otra persona abandone el chat.

Fotos que solo duran lo que el chat está abierto

whatsapp-self-destructing-images-2-576×1024-1

Según hemos podido leer en la cuenta de Twitter de WaBetaInfo, el programa está probando ya la idea de las fotos de corta duración. En el momento en que alguien nos envíe una imagen, nos aparecerá un mensaje avisando que la foto desaparecerá en el momento en el que salgamos del chat. Una vez que esa imagen esté abierta, también nos aparecerá un mensaje sobre ella indicando que, en el momento en que abandonemos la conversación, ya no podremos acceder a dicha foto.

Esto implica que, si hemos enviado una imagen de carácter más personal, no tendremos que preocuparnos por lo que pueda pasar con esa imagen posteriormente. Una vez que la persona a la que se la hayamos enviado abandone la conversación con nosotros, la imagen se habrá borrado para siempre. Esto nos puede dar una sensación de mayor privacidad.

¿Y qué pasa con las capturas de pantalla?

Claro que, aunque la foto se destruya al momento, siempre cabe la posibilidad de que la persona a la que se la enviemos decida hacer una captura de pantalla.

En principio no parece que haya indicios de que WhatsApp pretenda introducir ningún método para controlar que dichas capturas no puedan hacerse. Tampoco parece que en principio vayan a enviar al emisor del mensaje un aviso de que han hecho una captura de su foto. Por lo tanto, el peligro de que la otra persona se quede con nuestra foto sigue estando ahí.

No podrán exportarse fotos

Eso sí, las capturas de pantalla serán la única forma que tendrá la otra persona de quedarse con una foto que hayamos enviado. En el momento en que decidamos que se trate de una foto autodestructible, la aplicación no permitirá ni que exportemos la foto ni que la compartamos en otra red social. Ni siquiera en Facebook o Instagram, que son asociadas de la compañía. La opción de captura sigue estando ahí, pero no habrá ninguna otra forma de quedarse con la imagen.

Todo esto puede hacer que tengamos una falsa sensación de seguridad. Como la foto no se va a quedar almacenada en el teléfono de la otra persona ni va a poder ser compartida, podemos pensar fácilmente que nadie va a poder acceder a ella más que la persona a la que se la hemos enviado. Pero el hecho de que las capturas de pantalla sí que estén permitidas harán que por mucho que usemos este nuevo sistema de seguridad la posibilidad de que acabe en malas manos sigue existiendo.

Cuando envías una foto pierdes el control

Aunque sin duda todo lo que sea mejorar la seguridad en WhatsApp es una buena noticia, no hay que olvidar una máxima. Y es que una vez que hemos enviado una fotografía a alguien perdemos totalmente el control sobre ella. Incluso usando este modo de imágenes que se autodestruyen, siempre queda la posibilidad de que el otro haga una captura o incluso la enseñe a otra persona que esté a su lado en ese momento, de manera que nuestra intimidad quede en entredicho.