stack ball

Los juegos de plataformas, pelotas y habilidad siguen haciéndose un hueco entre las aplicaciones más populares de Google Play Store. Si Helix Jump ya era una prueba de ello, ahora llega Stack Ball, una descarada copia que añade algunos elementos interesantes a la jugabilidad de aquel. Suficiente, al parecer, para colocarse entre las aplicaciones destacadas durante esta semana. Una buena excusa para pasar un rato divertido haciendo descender una pelota por una plataforma poligonal llena de obstáculos.

Aquellos que hayan jugado a Helix Jump encontrarán demasiadas semejanzas en Stack Ball como para suponer que se trata de un juego completamente nuevo. Más bien es una actualización con algunos cambios para entretener al personal al menos durante unas horas en una sala de espera, en trayectos en transporte urbano o, más seguro, durante alguna clase aburrida.

stack ball

La mecánica es la misma. Manejamos una pelota que ha de descender desde una especie de rascacielos poligonal, piso a piso, hasta la base de la construcción. Para ello, solo es posible atravesar los pisos del color predominante, y siempre evitar las superficies negras. Éstas son obstáculos que nuestra pelota no puede atravesar, y contra las que acabaremos nuestra partida si no tenemos suficiente cuidado. El nivel termina cuando conseguimos aterrizar la pelota en la base del edificio de Stack Ball. Con ello pasaremos al siguiente nivel.

Aunque la mecánica es sencilla sobre el papel, se complica según avanzamos por los niveles. Pronto nos encontramos con obstáculos que no nos permiten continuar en línea recta. Aquí tenemos que poner a prueba nuestra pericia o nuestra paciencia. Pericia por cargar el potenciador de la bola atravesando suficientes pisos como para incendiar la pelota para arrasar con los obstáculos. O paciencia para encontrar la parte del piso del color que nos permite continuar, ya que la construcción gira siempre sobre sí misma en el eje vertical.

Novedades frente a Helix Jump

Encontramos varias excusas en Stack Ball como para dedicarle unos minutos y que alivie nuestro hastío en cualquier sala de espera. La primera es el mencionado movimiento de la construcción. Gracias a esta sencilla mecánica debemos calcular el giro para atravesar siempre los pisos con algo de efecto. Una dificultad añadida a una mecánica demasiado simple que da una vuelta de tuerca, nunca mejor dicho, y que nos ha gustado como actualización.

novedades respecto a Helix Jump

También encontramos una dificultad añadida en los niveles de Stack Ball que no veíamos en Helix Jump. Aunque en Helix Jump el camino hasta el final del nivel tampoco era siempre continuado, solo bastaba con esperar el momento idóneo para atravesar los bloqueos y continuar el camino. También podíamos cargar la bola y atravesar algunos bloqueos temporalmente. Sin embargo, en Stack Ball la cosa es más compleja. Algunos niveles no cuentan con ningún lugar de paso en absoluto. Es decir, debemos arrasar con los obstáculos, con lo que debemos llegar a ese piso con la bola cargada, en llamas. Sin duda, una complicación que hace que encontremos retos mucho más desafiantes en Stack Ball.

Eso sí, al estrellarnos contra un obstáculo, en Stack Ball, el nivel se reinicia completamente y de manera aleatoria. Es decir, que no tendremos que no necesitamos memorizar los pasos y caminos, ni nos encontraremos con los mismos problemas y dificultades. Algo que elimina esos mencionados retos si no somos capaces de superarlos en primer lugar.

modo avión

A pesar de todo, la estética y las mecánicas son muy similares a Helix Jump. Por lo que podemos considerar a Stack Ball como una actualización interesante en la que invertir unos cuantos minutos de nuestro ocio, sobre todo si tenemos en cuenta que es un juego gratuito. Eso sí, está repleto de publicidad, así que te aconsejamos jugar en modo avión para evitarla.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp