Los problemas de Fortnite para Android no han hecho más que empezar

Hace apenas unos días que Fortnite para Android está disponible para algunos usuarios de Samsung y los primeros problemas de seguridad ya han aflorado. Como te contamos, la decisión de no incorporar el juego a la Google Play Store no sentó nada bien a los expertos de seguridad.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Epic Games, la desarrolladora del juego, decidió prescindir de este paso que le garantiza el 30% que de otra forma tendría que pagarle a Google. Pero las descargas fuera de la tienda oficial entrañan importantes riesgos, que no todos los usuarios tienen la capacidad de asumir.

Ayer mismo te contamos que el instalador de Fortnite para Android permitía descargar malware, así que Epic Games tuvo que solucionar el problema. Lo hizo apenas 48 horas después de que la propia Google lo detectara.

Pero parece que los problemas de seguridad no han hecho más que empezar. Los investigadores están seguros de que se avecina una fiesta de problemas, que se irá ampliando a medida que el juego se vaya haciendo más popular entre los usuarios con Android.

fortnite

¿Por qué se esperan más problemas de seguridad?

La respuesta es muy sencilla, según los expertos. El principal problema está en el hecho de que Fortnite no vaya a estar disponible a través de la Google Play Store. Epic ha elegido un ruta un tanto peligrosa para que los usuarios accedan al juego. Un juego al que millones de usuarios querrán acceder masivamente y que probablemente harían cualquier cosa con tal de conseguirlo.

Si bien en algunas ocasiones se la han colado a la propia Google con aplicaciones falsas, al menos la tienda oficial tiene mecanismos para evitar el fraude y en el caso de que exista, fulminarlo rápidamente.

Las aplicaciones que están fuera de la Google Play Store tienen nueve veces más probabilidades de contener malware. Más de 125 millones de jugadores – muchísimos inexpertos – descargarán el juego en cuanto esté disponible. Se trata de una masa ingente de usuarios, demasiado suculenta como para que los cibercriminales la dejen escapar.

Millones de usuarios incautos tendrán que habilitar la opción para instalar aplicaciones de fuentes desconocidas. Y ese es un riesgo que muchos usuarios correrán sin conocer el verdadero alcance. Y es que, si bien la aplicación de Epic Games no tendrá ningún peligro para los usuarios, a buen seguro aparecerán infinidad de aplicaciones maliciosas. 

fortnite

La descarga lateral no es segura

Parece que Epic Games no tiene la menor intención de dejar que Google se haga con el 30% de los ingresos conseguidos por las descargas, como hace con el resto de empresas. La popularidad de Fortnite hace innecesaria esta promoción: hay millones de jugadores que están dispuestos a comprar todo tipo de contenidos para el juego.

Sin embargo, puede que al final los jugadores de Fortnite terminen pagándolo caro. Fortnite es tan atractivo para los jugadores. Lo más probable es que confíen en la descarga de Epic Games, que en principio será segura, pero que no es en absoluto habitual y que entraña serios riesgos.

El fallo detectado por Google fue advertido a Epic Games antes de hacerse público. Pero la compañía pidió a la de Mountain View que esperara 90 días para revelarlo. Sin embargo, tan solo les dio una semana.

El CEO de Epic Games, Tim Sweeney, no tardó en criticar a Google por haber anunciado el fallo tan pronto. Su argumento aludía, concretamente, al hecho de que con tan poco tiempo es posible que el parche no haya llegado para todos los usuarios.

La versiones falsas no dejan de multiplicarse

A todo esto, hay que indicar que el primer día después de haberse presentado Fortnite para Android, las falsas versiones del juego constituyeron un tercio de las muestras de malware que se descubrieron esa misma semana.

Esto eran versiones adulteradas, repletas de publicidad, con las que no se podía hacer demasiado daño, pero que no eran, en ningún caso, nada que pudiera parecerse a la versión oficial de Fortnite para Android. Los expertos en seguridad están convencidos de que todo esto empeorará a medida que Fortnite para Android vaya haciéndose más popular.

Otras noticias sobre...