tap my katamari

Los conocedores de la saga Katamari están de enhorabuena. Y es que la franquicia aterriza al fin en móviles y tabletas con un nuevo tí­tulo: Tap my Katamari. Un juego en el que seguir recorriendo el mundo pegando toda clase de objetos a esta bola para hacerla enormemente grande. Todo ello por el mero placer de poder hacerlo. Y es que es un juego creado para el disfrute, sin demasiado estrés o retos que superar.

En Tap my Katamari encontramos a los personajes clásicos de la saga. Manejamos al prí­ncipe, quien hace rodar esta extraña pelota a orden de sus majestades. También está presente el resto de la familia real, con numerosos primos que acompañan en la aventura para ofrecer más puntuación. Aparte de esto, solo hay elementos de la vida cotidiana como dados, pelotas, juguetes, coches, sillas, plantas y todo aquellos que es menor que el katamari y, por tanto, susceptible de quedar pegado. Como si de una bola de nieve que rueda y se hace más grande se tratase.

Lo curioso es que, lejos de manejar la dirección de la bola, el jugador solo puede controlar su avance. Para ello debe pulsar sobre la pantalla. Únicamente eso. Toques continuados con la velocidad que el jugador desee o pueda ofrecer que harán avanzar a la pelota y seguir sumando objetos a su pegajosa superficie. No importa dónde se pulse, tan solo seguir haciéndolo para que la acción continúe o se desarrolle.

tap my katamari

Con cada nuevo objeto pegado, el katamari lanza monedas de oro como premio. Éstas pueden invertirse en mejorar las posibilidades del prí­ncipe, que hará que la pelota avance más con cada paso, encontrándose antes con más objetos y, en definitiva, produciendo más dinero. También hay otras opciones como mejorar y cambiar el aspecto del katamari o incluso transformar en estrella todo lo recogido. Pero también existen otras secciones donde reinvertir estos beneficios en la parte inferior de la pantalla. Como decí­amos, los primos del prí­ncipe son uno de esos recursos. Así­, con las monedas suficientes, es posible hacerlos aparecer en pantalla para que sumen más pasos y puntos a nuestra partida, logrando mayores beneficios más rápidamente.

Para evitar que la jugabilidad resulte aburrida, el juego se reparte en diferentes niveles. Así­, existen diferentes exigencias que invitan a conseguir un tamaño de pelota determinado. Además, durante la partida, existen momentos contrarreloj que permiten conseguir beneficios extra si se alcanza un nuevo objeto antes de que acabe el contador. Son los momentos más frenéticos del juego, cuando hay que pulsar más veces y más rápido sobre la pantalla.

El aspecto gráfico del juego resulta realmente colorido, con dibujos en dos dimensiones que los más nostálgicos sabrán disfrutar si probaron los otros katamari en videoconsolas. Pero es el apartado sonoro el que llama realmente la atención. Y es que usa melodí­as bien reconocibles por los fans de la saga. Todas ellas con un tono muy relajante y despreocupado que hacen de la experiencia algo muy agradable y poco aburrido.

En definitiva, un juego sencillo para quienes disfruten de los tí­tulos de tap o toques de pantalla sin más complicaciones. Sin embargo, es posible que solo los conocedores de la saga Katamari sepan apreciar todos sus elementos. En cualquier caso, Tap my Katamari está disponible tanto en Google Play como en App Store de forma gratuita.

Newsletter tuexperto.com

Pon tu e-mail en el recuadro