driving school 2016

Es verdad, los juegos no son la realidad. Sin embargo, existen tí­tulos que buscan repetir fielmente la experiencia de la vida real a través de videoconsolas o, en este caso, dispositivos móviles. Si quieres aprender a conducir, lo mejor es que vayas a una autoescuela. Pero sin quieres pasar un rato divertido con un juego que reproduce fielmente cada paso a la hora ponerse al volante, entonces debes probar Driving School 2016.

Para algunos puede ser considerado más que un juego, ya que se centra en la simulación. Una imitación de la realidad que llega a lí­mites casi insospechados al obligar al jugador a llevar a cabo tareas como colocarse el cinturón de seguridad o usar correctamente las luces intermitentes. Así­, lejos de disfrutar de una experiencia de juego cómoda y distraí­da, este tí­tulo pretende todo lo contrario, aumentando notablemente la dificultad al tener que prestar atención a todos esos detalles que también están presentes en la conducción real.

Ahora bien, no deja de ser un videojuego, permitiendo pasar un rato divertido al cumplir diferentes misiones para poder avanzar con nuevos niveles y pruebas. De esta forma, el jugador debe escoger en primer lugar el tipo de vehí­culo a conducir, estando disponible desde un inicio tan solo los utilitarios. Con algo más de tiempo y muchos puntos de experiencia, también es posible desbloquear los autobuses y camiones, lo que añade más dificultad al tí­tulo al imitar de forma realista el comportamiento de estos vehí­culos sobre el asfalto.

driving school 2016

Lo primero es escoger el vehí­culo a conducir, existiendo una buena variedad en cada tipo de coche, autobús o camión. Eso sí­, teniendo en cuenta que cada uno cuenta con una potencia, maniobrabilidad, peso y otros detalles propios. Es por ello que la conducción en cada uno es diferente. Después hay que escoger entre los tres modos de juego disponibles. Por un lado, el modo Carrera cuenta con 50 niveles en los que probar la pericia con toda clase de pruebas: desde circular por calles transitadas, hasta conseguir aparcar. Pero si lo que se quiere es disfrutar de la conducción, también es posible escoger el modo Carrera Libre, donde no existe ninguna limitación. Junto a estos dos modos, Driving School 2016 cuenta con un tercero a modo de multijugador, donde toparse con otros jugadores de todo el mundo, o junto a amigos que se encuentren cerca.

Dentro de la partida el jugador puede escoger entre diferentes modos de conducción. Desde la facilidad de inclinar el móvil para poder girar, hasta la complejidad de introducir las marchas de forma manual, pisando el embrague y controlando aspectos como el cinturón, el botón de arranque, etc. De esta forma, es posible escoger tanto la dificultad como la experiencia que se quiera disfrutar durante la partida.

Al completar los retos del modo Carrera, el jugador recibe bonificaciones según su pericia. Esta experiencia le permitirá acceder a nuevos vehí­culos y seguir desbloqueando misiones. Todo ello pudiendo escoger entre siete localizaciones diferentes como la ciudad de Berlí­n, Nueva York o Amsterdam, entre otras para plantear las diferentes misiones. No nos olvidamos de otros detalles como un sistema realista de impactos, los logros desbloqueables o las condiciones climatológicas, que aportan valor a las partidas y calidad al tí­tulo.

El juego Driving School 2016 está disponible tanto para Android como para iOS a través de Google Play Store y App Store. Es gratuito, pero cuenta con compras integradas para desbloquear vehí­culos más rápidamente mediante el pago con dinero real.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.