splash cars

Velocidad, giros, persecuciones, accidentes”¦ ¿otro juego de coches igual? Los tí­tulos de carreras y bólidos aún tienen mucho margen de innovación, y si no que se lo pregunten a Splash Cars, un tí­tulo de conducción muy casual que mezcla varios géneros y que plantea una jugabilidad completamente nueva y colorista. Y es que, bebiendo directamente del concepto de Splatoon creado por Nintendo, propone a los jugadores llenar un mundo gris de color encima de cuatro ruedas.

Se trata de un juego arcade de coches en el que el jugador debe devolver el color a las calles y elementos de una ciudad. Para ello sólo tiene que recorrer sus calles, aceras, jardines y toda la superficie por la que se pueda circular, ya que cada vehí­culo suelta pintura en rededor para inundarlo todo con color. Sencillo, adictivo y con una dificultad creciente para que no resulte un entretenimiento plano. Eso sí­, es accesible para todas las edades y tipos de jugador.

splash cars

Su mecánica es extremadamente sencilla. Se basa únicamente en dos botones: L para girar a la izquierda y R para girar a la derecha. El juego acelera automáticamente y, aunque existen toda clase de elementos fijos en los niveles como casas y árboles, el jugador nunca queda atrapado tras una colisión. De esta manera, sólo hay que recorrer la mayor superficie grisácea posible para que todo luzca colorido una vez más. Ahora bien, en el transcurso de la partida, varios coches de policí­a se suman a la persecución, dificultando la misión del jugador, la cual también se ve limitada por un insuficiente tanque de gasolina que siempre tiende a acabarse antes de cumplir la misión. Cuestiones, todas ellas, que obligan al jugador a afinar su conducción, recorrer sólo zonas grises y recoger todos los repuestos de gasolina disponibles.

El tí­tulo Splash Cars se divide por pequeños niveles en los que colorear la máxima superficie posible. Una misión que se cumple si se supera, al menos, el 50 por ciento de la superficie coloreada, desbloqueando así­ el siguiente nivel. Además, cada etapa cuenta con monedas repartidas por todos los rincones, lo que ayuda a aumentar la cuenta corriente del jugador para hacerse con nuevos vehí­culos más resistentes a los golpes, que consumen menos gasolina, y que son más rápidos y vistosos. Cualidades que ayudan a seguir superando niveles y alcanzar dificultades elevadas con mapas de gran tamaño.

Ahora bien, Splash Cars es un juego free-to-play, lo que supone poder disfrutarlo sin gastar ni un euro, pero con ciertas limitaciones. Así­, es necesario acumular baterí­as para poder iniciar partidas, ya que cada nivel consume una de ellas. De esta forma, el jugador deberá pagar dinero para hacerse con más baterí­as, o esperar cierto tiempo a que se repongan automáticamente.

En definitiva, un tí­tulo gratuito, divertido y diferente para pasar las horas muertas jugando con el móvil. Un juego para los que disfrutan de los coches, pero que están cansados de las mismas mecánicas de siempre. Splash Cars se puede descargar para Android a través de Google Play, y para iPhone o iPad desde App Store.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.