zombeat kids

Parece que los zombies son un reclamo de lo más sugerente para marcas, productos y casi cualquier cuestión. Y es que no sólo protagonizan videojuegos, series y novelas, sino que también hacen de todo a pesar de haber conocido la muerte. Es el caso del juego ZomBeat-Kids, donde estos seres no-muertos dejan los cerebros para dedicarse a la música. Más concretamente al rock, género en el que, visto lo visto, no se desenvuelven del todo mal. Un tí­tulo musical que propone probar la habilidad de los usuarios más rí­tmicos.

Se trata de un juego de canciones basado en el ritmo y las melodí­as. Una mecánica que recuerda en cierto modo a la exitosa saga de juegos Guitar Hero en la que el jugador debe pulsar la nota adecuada cuando esta se desliza por la marca de la pantalla. Un sistema sencillo que, junto a canciones bien conocidas aunque originalmente alejadas del rock, consiguen una experiencia de juego adictiva, frenética y de lo más divertida. Eso sí­, no apta para usuarios patosos o arrí­tmicos. Y es que la dificultad del tí­tulo es bastante elevada.

zombeat kids

En ZomBeat-Kids el jugador es el encargado de llevar el ritmo de las canciones. Composiciones que en muchos casos son obras clásicas versionadas para cuadrar con el rugido, la fuerza y el metal del rock de ultratumba. Versiones de lo más curiosas que mantienen al jugador aporreando la pantalla para dar con el ritmo adecuado. Así­, sólo hay que pulsar sobre la figura de la guitarra y el bajo cuando las notas o marcas de ritmo pasen por la marca indicada. Una mecánica que se antoja sencilla en concepto pero que, con el vertiginoso ritmo de las versiones rock del Canon, el Puente de LondresGuillermo Tell y otras canciones similares, se complica. Más aún en su dificultad alta, donde no sólo hay dos instrumentos en pantalla, sino tres. Algo que requiere de una gran habilidad, reflejos y ritmo por parte del usuario.

Lo primordial en este tí­tulo es, sin duda alguna, la música. Y es que, aunque se centre en el ritmo, si no se consigue pulsar el botón a tiempo, es posible que el tambor, el timbal, el bombo, pero también la guitarra, el bajo o el piano dejen de sonar. Algo que da realismo a los fallos del usuario. Todo ello con un trabajo aspecto sonoro pero sin perder de vista el divertido fondo visual. Y es que a pesar de que los zombies son la nota predominante, el estilo desenfadado y de tipo cómic hacen que todos los detalles de la partida y los menús sean divertidos y para todas las edades.

En definitiva, un juego musical para móviles de lo más entretenido aunque dificultoso en sus niveles más exigentes. El punto negativo es que no todos sus contenidos son gratuitos, siendo necesario pagar para descargar nuevas canciones a parte de las dos completamente gratuitas que trae consigo. Una colección que promete crecer mes a mes. Sin embargo, el juego ZomBeat-Kids se puede conseguir de forma gratuita para la plataforma Android a través de Google Play. Un punto a su favor es que cuenta con un sistema de protección en el que es necesario realizar pulsaciones largas para adquirir nuevos contenidos, tratando de proteger al usuario de compras involuntarias.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.