whatsappitis

Nada en exceso es bueno. Bien lo sabe la mujer de 34 años diagnosticada con lo que parece ser el primer caso de WhatsAppitis, una dolencia de tendinitis relacionada con el uso o abuso del smartphone durante un periodo de tiempo prolongado. Y es que la adicción al móvil y los mensajes puede tener consecuencias sobre la salud, aunque por el momento sólo se conocen casos extremos.

Según la publicación médica The Lancet, quien ha acuñado el término WhatsAppitis para referirse a una tendinitis tras el uso prolongado de WhatsApp, este caso se produjo las pasadas navidades. En él la protagonista es una mujer embarazada de 34 años que, tras su turno de trabajo en el hospital el dí­a 24 de diciembre, vuelve a casa y revisa los mensajes de su cuenta de WhatsApp. Algo que resulta de lo más habitual. Sin embargo, en vez de descansar tras la jornada, invirtió alrededor de seis horas en devolver las felicitaciones de Navidad a través de su smartphone, respondiendo a todos los mensajes de forma continuada durante seis horas.

Esto le provocó que, junto al dolor de muñecas que ya sentí­a al finalizar su jornada laboral, se sumase también un fuerte dolor en los pulgares de ambas manos. Tras su reconocimiento médico, sin la posibilidad de utilizar rayos X por su condición de embarazo, se le diagnosticó una tendinitis por el continuo uso de los pulgares durante un periodo de tiempo tan prolongado en la misma posición y esfuerzo. ¿El tratamiento? Unos antiinflamatorios y reposo para evitar agravar la dolencia.

whatsappitis

Lo curioso del caso es que, pocos dí­as después, en periodo de Nochevieja, la paciente tuvo que volver asistir a consulta médica por presentar más dolores en la misma zona. Algo que estaba relacionado con un nuevo y prolongado periodo de uso de su terminal durante este dí­a, en el que es habitual el enví­o de toda clase de felicitaciones y mensajes.

Desde la propia publicación recuerdan que no es el primer caso en el que la tecnologí­a y la adicción a ésta provocan problemas de salud. Así­ recuerdan que en los años noventa fueron las Nintenditis las variaciones de tendinitis más frecuentes tras prolongados periodos de tiempo jugando con videoconsolas como la Game Boy de Nintendo. Y es que el mal uso de la tecnologí­a tiene consecuencias.

Por el momento no se han conocido más casos en los que el uso o mal uso de la aplicación de mensajerí­a WhatsApp esté relacionado con alguna dolencia, sin embargo resulta curioso el nuevo término acuñado por The Lancet para diagnosticar estos dolores musculares tras el abuso del smartphone a la hora de enviar mensajes. Y es que es posible que no se trate del único caso que se dé a conocer, aunque se haya tardado varios meses en hacer público. WhatsApp contó con un nuevo record de mensajes enviados y recibidos durante la Nochevieja, aunque ahora también se sabe que provocó, al menos, un buen dolor de pulgares también.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.