smash hit

Los usuarios que estén cansados de los juegos de acción y habilidad que están copando los móviles actualmente no tienen porqué desesperar. Y es que aún existen desarrolladores que buscan crear una experiencia única y diferente de todo lo visto, sin perder de vista el entretenimiento y los retos. Prueba de ello es Smash Hit, un tí­tulo al que las etiquetas de género no le van nada bien, pero que da como resultado una sensación de frescura propia de los juegos Indies vistos en videoconsolas.

Se podrí­a decir que se trata de un juego de habilidad en el que el usuario recorre pasillos y escenarios sin control sobre el movimiento, de forma automática, disparando bolas metálicas a diestro y siniestro. Todo ello con el objetivo de conseguir destruir figuras de cristal y librarse de los obstáculos que se interponen en el recorrido para llegar al punto más lejano posible. Un planteamiento diferente a cualquier cosa vista hasta el momento pero que sorprende por sus calidad gráfica y la experiencia que deja al usuario más allá de su sencilla mecánica.

smash hit

Y es que es especialmente destacable tanto el diseño de los escenarios como su acabado visual. Un mundo infértil lleno de materiales como metal y cristal muy bien representados, y con un aura oscuro y lleno de humo e infinidad que transporta al jugador lejos de la realidad. Todo ello movido de forma fluida, aunque siempre es posible sacrificar calidad gráfica por fluidez desde el menú Ajustes si se tiene un terminal antiguo. Escenarios con modelados en tres dimensiones, partí­culas y un sistema de fí­sicas que representa a la perfección el movimiento de las bolas lanzadas y las piezas de cristal hechas añicos.

Tan sólo hay que pulsar el botón Empezar para comenzar el viaje. La clave del juego es disponer de una buena agilidad y coordinación mano-ojo para pulsar sobre cualquier punto de la pantalla y lanzar una bola contra los objetos de cristal. Las pirámides destruidas ofrecen más bolas para seguir jugando, pudiendo ampliar la potencia de tiro con dos y tres bolas en cada disparo si se consigue destruir diez de estas figuras sin fallar tiros. Una vez que las bolas se acaban, el juego termina. Es por ello que hay que apuntar con cuidado y disparar con cabeza, tratando siempre de romper los obstáculos y abrir las puertas a tiempo sin malgastar munición. Y es que chocarse contra ellos supone restar 10 bolas del contador.

Una jugabilidad que puede hacerse algo repetitiva pero que es capaz de encandilar al jugador no sólo por el reto de superarse en cada partida, sino por llegar a nuevos entornos donde la velocidad aumenta, los elementos se mueven e incluso la gravedad varí­a. Toda una experiencia visual que viene acompañada por una banda sonora a la altura que ayuda a generar esa sensación de misticismo que lo diferencia de los juegos habituales.

En definitiva, un tí­tulo diferente para los jugadores que estén dispuestos a disfrutar de nuevas sensaciones con un juego donde la mecánica al final es casi lo que menos importa. Lo mejor de todo es que Smash Hit es completamente gratis tanto para Android como para iPhone. Se puede descargar desde Google Play y App Store. Existe una versión de pago que permite continuar las partidas desde los checkpoints o puntos de control en vez de empezar la partida desde el principio.

Newsletter tuexperto.com

Pon tu e-mail en el recuadro