music maker jam

¿Crear canciones y melodí­as sin ser músico? La tecnologí­a lo permite, más concretamente una completa aplicación como es Music Maker Jam para HP. Una herramienta adaptada para los nuevos dispositivos táctiles de HP (Con tecnologí­a Beats) con un gran número de posibilidades para crear todo tipo de música en apenas unos pasos, y cuyos usuarios con avanzados conocimientos musicales sabrán sacar el máximo partido. Además cuenta con una buena variedad de estilos para adaptarse a los gustos de cualquiera.

Se trata de una herramienta con miles de sonidos y melodí­as dispuestas a ser mezcladas y configuradas a gusto del usuario para crear canciones únicas. Lo bueno es que el diseño de Music Maker Jam para HP es tan sencillo que cualquier persona puede utilizarlos, creando cómodamente estas pistas de audio gracias a que está pensada para ser usada a través de una pantalla táctil. Con ello sólo queda ajustar los ritmos, instrumentos y melodí­as a placer. Todo ello pudiendo grabar el resultado para compartirlo o disfrutar de una obra hecha por uno mismo. Lo analizamos a continuación.

music maker jam

Nada más iniciar la aplicación desde su icono en la pantalla principal de baldosas de Windows 8,  se presenta un menú de estilos musicales disponibles para comenzar a crear las canciones. Por defecto, y de forma totalmente gratuita, el usuario puede elegir entre el nuevo y cada vez más famosos Dubstep, el Jazz, el Techno y el Rock. Sin embargo, en la parte derecha de la pantalla existe una enorme variedad más de estilos sobre los que crear una nueva pista, aunque son de pago, pudiendo adquirir por dos o tres euros otros como Dance, Movie Scores, Chill Out, Hip Hop, etc.

Basta con elegir uno de ellos para comenzar el proceso de creación de la canción. Así­ se presenta una nueva pantalla que será la base de la pista, desde donde controlar todas las funciones y hacer la magia que permite Music Maker Jam para HP. A primera vista puede parecer un tanto abrumadora, similar a una mesa de mezclas de un Dj. Sin embargo basta tan sólo unos minutos para acostumbrarse y comprender el sencillo manejo que supone. Y es que en esta pantalla lo principal son las columnas de la zona central, que representan las melodí­as y ritmos de los instrumentos que interpretan la canción. Unos controles táctiles básicos para variar el volumen y pista rodeado por unos cuantos botones más para crear efectos, redefinir el ritmo base de la canción o crear una melodí­a principal. Pero todo ello de forma sencilla.

music maker jam

Así­, uno de los puntos clave de la canción, y que está determinado por el estilo escogido al principio del proceso es el ritmo o tempo. Éste se puede variar cómodamente desde la barra de la parte derecha de la pantalla. Basta con deslizar el dedo hacia arriba o hacia abajo para acelerar o reducir, respectivamente, el tempo. Tras ello toca el turno a los instrumentos que componen la canción y que se adecúan al ritmo establecido.

Los instrumentos se presentan en las comentadas columnas en medio de la pantalla. Cada una de ellas representa un instrumento, pudiendo leer en la parte superior de cuál se trata. Además, justo debajo, un nombre indica el ritmo o melodí­a que tocan, pudiendo alternar entre varios diferentes con las flechas adjuntas. Esto permite personalizar enormemente la canción, pero no es el único elemento. También es posible subir y bajar el volumen individualmente para remarcar una de las melodí­as, según el gusto del consumidor. Además, si se desea otra combinación de instrumentos basta con tocar sobre su nombre y elegir cualquier otro. Un punto a favor es que en la pantalla de selección de instrumento aparecen dividida según estilos, pudiendo realizar fusiones y mezclas de lo más alocadas o escoger un instrumento que case a la perfección con el estilo base de la canción. Al seleccionarlo el instrumento y melodí­a ya aparece en forma de columna en la pantalla principal de la aplicación. Hay que tener en cuenta que, además, es posible desactivar cualquiera de estos instrumentos con sólo deseleccionarlos al pulsar sobre su icono, pudiendo reactivarlos en momentos concretos.

music maker jam

Hay que tener en cuenta que, como toda canción que se precie, las pistas que se mezclan pueden tener tres partes. Tres secciones  ampliables donde incluir diferentes ritmos e instrumentos y crear una canción compleja y atractiva o respetar el clásico orden de estrofa, estribillo, estrofa. Para alternar entre estas partes basta con pulsar sobre los tres botones que se encuentran situados a la derecha de los elementos de reproducción en la esquina superior izquierda, pudiendo ampliarlo con sólo tocar el botón +. Un buen elemento para darle dinamismo a la creación.

Pero, ¿qué sucede si se quiere crear una melodí­a principal? Los creadores de Music Maker Jam para HP también han pensado en ello, incluso para las personas que no saben leer un pentagrama y mucho menos escribir sobre uno.  Basta con pulsar sobre el botón Armoní­a en la zona izquierda de la pantalla para desplegar una nueva pantalla con cuadros. Éstos representan una partitura pero reducida a la mí­nima expresión. De tal modo y de arriba abajo, es posible seleccionar las diferentes notas de una escala (la nomenclatura está en inglés, siendo la letra A un La, B es Si, C es Do, D es Re, E es Mi, F es Fa y G Sol) y, de izquierda a derecha, el momento del compás en el que sonarán, pudiendo escoger la duración total de uno, dos, tres, cuatro u ocho compases con el botón de la parte derecha. De tal forma sólo queda pulsar sobre los cuadros para escoger el tono y su posición en la melodí­a de forma intuitiva, sin necesidad de tener nociones sobre solfeo. Con ello ya conseguido basta con pulsar sobre el botón Armoní­a de nuevo para volver a la pantalla principal.

music maker jam

Así­, la canción deberí­a sonar completa y a gusto del usuario, pudiendo aún realizar todo tipo de controles o variando de nuevo los instrumentos o sus fraseos (melodí­as) para que encajen todos entre sí­ y crear una buena armoní­a. Lo bueno es que el proceso de creación no termina aquí­, pudiendo escuchar cuantas veces se quiera la melodí­a. Esta aplicación, además, permite realizar una grabación para que todo el trabajo no sea en vano y pueda conseguirse una pista para transportar o escuchar de nuevo en cualquier dispositivo. El proceso es sencillo y presenta otras herramientas de lo más útiles y curiosas. Así­, basta con pulsar el botón de grabación situado junto a los controles de reproducción. Para anunciar al usuario la duración de la pista grabada, una barra de tiempo aparece justo debajo, avanzando segundo a segundo. Si todo se ha organizado bien basta con disfrutar de la melodí­a, pudiendo realizar rápidas correcciones gracias a los botones de la pantalla principal, ya sea bajar o aumentar el volumen de algún instrumento, o desactivarlo en un momento concreto de la canción para remarcar el sonido de otro. Pero, además, existe un botón de efectos para modificar y mezclar la melodí­a de forma única.

music maker jam

Al pulsar sobre este menú una nueva pantalla emergente aparece. Se trata de una especie de gráfico con cuatro efectos situados en los cuatro lados del mismo. Así­ basta con deslizar el dedo para hacer más fuerte o suave la melodí­a, si se desliza hacia arriba o hacia abajo, o remarcar los graves y agudos, dependiendo de si se lleva el punto de referencia al lado izquierdo o derecho de dicha ventana. Esto hace que la melodí­a adquiera nuevos matices. Una caracterí­stica que encaja especialmente bien con la música electrónica, donde los sonidos mecánicos pueden ser acentuados para conseguir hacer inolvidable una melodí­a o partes concretas de la canción. Además, esta herramienta de efectos también se puede utilizar durante la reproducción normal, pudiendo ensayar así­ los efectos antes de grabarlos.

Una vez que se ha terminado la grabación, una pequeña ventana emergente aparece en la esquina inferior izquierda de la pantalla. En ella se permite dar un nombre a la pista creada para poder encontrarla después. Además, cuando se finaliza este proceso, la pista pasa a estar disponible en el reproductor Xbox Music de Windows 8 para escucharla cuantas veces se quiera. Y no sólo eso ya que se da la opción de compartir. Y, si se quiere trasladar esta pista a un dispositivo portátil o almacenar en algún otro lugar para tener siempre a mano, basta con acceder a ella a través de la carpeta Bibliotecas, Música y Music Maker Jam Recordings, donde aparece como un archivo de audio al uso.

En definitiva, una herramienta que hará las delicia de aquellos usuarios que, sin necesidad de tener conocimientos sobre música, quieren experimentar y crear sus propias melodí­as. Una herramienta que está pensada para los usuarios nóveles y que, por ello, no da la oportunidad de crear una canción desde cero, marcando las melodí­as y ritmos de cada instrumento, pero cuyas posibilidades son casi infinitas, siendo el usuario quien decida cómo, cuándo y qué hacer sonar en todo momento. La aplicación Music Maker Jam para HP llega incluida con los últimos terminales HP de pantalla táctil. También se puede descargar una versión gratuita para Windows 8 a través de la plataforma Windows Store.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.