ecce homo

El pueblo aragonés de Borja ya ha pasado a la historia gracias a una de las anécdotas más graciosas y sorprendentes del verano: la restauración del Ecce Homo. Un fresco de la iglesia de dicha localidad que quedó destruido o desmejorado al ser retocado por una conciudadana, supuestamente con permiso del párroco. La historia ha circulado por todo el mundo, siendo el blanco de toda clase de chistes y, cómo no, también ha llegado al mundo de los smartphones y las tabletas. Os presentamos dos aplicaciones hilarantes para que vosotros podáis también ponerle la cara que queráis a este sufrido fresco.

EcceHomizate es una aplicación creada, exclusivamente, para ponerle nuestro rostro o el de amigos y familiares al cuadro restaurado por Cecilia Giménez. Algo que nos puede dar muchos ratos de diversión de forma sencilla. Nada más iniciar la aplicación nos topamos con el restaurado Ecce Homo, al cual podemos sustituir el rostro con sólo pulsar el botón Homoizate. De esta manera accedemos al carrete del terminal para seleccionar una imagen almacenada.

ecce homo

Así­, sólo tenemos que elegir la foto que queramos fusionar con el fresco, donde conviene contar con rostros grandes y que se encuentren de frente. Sin embargo, la aplicación EcceHomizate cuenta con varias herramientas para tratar de que el montaje no sea demasiado exagerado. Así­, vemos varias opciones en la parte derecha de la pantalla que nos permiten cambiar el color de la foto añadida a sepia o gris. También es posible invertirla para que cuadre con la expresión de la pintura. Pero lo más divertido es, sin duda, la posibilidad de compartir estas creaciones a través de las redes sociales Facebook y Twitter, o por correo electrónico. La aplicación EcceHomizate se puede descargar gratis para iPhone y iPad desde la App Store.

Los usuarios de dispositivos Android tampoco tienen nada que envidiar. Y es que cuentan con una aplicación con el mismo fin que la anterior. En este caso se llama Ecce Homo y su mecánica también es muy similar. Presenta el fresco restaurado sin el rostro. Así­, al pulsar sobre el primer icono de la barra superior, podemos acceder a la galerí­a o, directamente, a la cámara del terminal, para tomar una foto en ese mismo instante. Una vez elegido el nuevo rostro, sólo tenemos centrarlo en el hueco desplazando la imagen con el dedo, y haciendo zoom con el gesto de pellizco para acomodar el tamaño a la pintura.

ecce homo

Tras esto, lo más divertido es compartirlo a través de las redes sociales y comprobar el resultado de la creación. Un punto a favor de la aplicación Ecce Homo es la posibilidad de modificar otras pinturas famosas. Para ello sólo tenemos que desplegar el segundo botón, donde encontramos el Ecce Homo original, la joven de la perla, la Mona Lisa, el Nacimiento de Venus, la Duquesa de Alba y otros muchos retratos y obras. Todo ello completamente gratis, pudiendo descargarlo a través de Google Play.

Recibe nuestras noticias

De lunes a viernes mandamos un newsletter con los titulares del día

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.