instagram

El desembarco de la aplicación de filtros fotográficos en la plataforma Android abre todo un mundo de posibilidades a los usuarios amantes de la fotografí­a. Sin embargo, tras una exclusividad que han disfrutado los usuarios de iPhone desde la creación e Instagram en el 2010, es posible que no todo el mundo sepa lo que ofrece esta herramienta. Por eso, desde TuExperto.com queremos ofrecer varias claves para entender lo que supone tener instalada esta aplicación en un Smartphone.

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER
Suscríbete para recibir las últimas noticias de tecnología en tu buzón. Te mandaremos un único mail al día con el resumen de los titulares de las noticias, trucos, comparativas, reviews publicadas en nuestras webs.
Servicio ofrecido por Mailchimp

Lo primero es saber porqué se denomina red social a una herramienta creada para dar un toque artí­stico a las imágenes. Al instalar Instagram en el teléfono, no sólo se obtiene una aplicación de retoque fotográfico, también se da pie a que el usuario comparta sus composiciones, pueda descubrir otras nuevas, valorarlas y comentar y, mientras, conozca a personas de cualquier parte del mundo con un interés común: la fotografí­a. Todas estas caracterí­sticas, sumadas a la posibilidad de crear un perfil público con datos del usuario, hace que Instagram se meta dentro del bombo de lo que se conoce como microblogging, algo muy similar a Twitter. Por tanto, es considerada como una red social más, donde la clave es el retoque fotográfico.

instagram

Por tanto, una vez instalada en el terminal, y cumplimentado el perfil de usuario, sólo queda utilizar sus herramientas para entrar de lleno en este mundo. Para ello cuenta con 17 filtros fotográficos y dos efectos que permiten modificar las instantáneas para que luzcan de lo más profesionales. Todo ello sin ningún tipo de complejidad, tan sólo escogiendo uno u otro en la pantalla de edición. Para ello está la pestaña central de la aplicación, esa que contiene el icono de una cámara de fotos. Al pulsarla se activa la cámara del terminal para captar ese mismo momento, aunque siempre es posible seleccionar una imagen ya tomada y almacenada en la galerí­a para editarla.

En concreto, contamos con los siguientes filtros, la mayorí­a de ellos con un toque clásico: Amaro, Rise, Hudson, Sierra, X-Pro, Lo-Fi, Earlybird, Sutro, Toaster, Brannan, Inkwell, Walden, Hefe, Valencia, Nashville, 1997 y Kelvin. Todos ellos juegan con la saturación, el contraste, los colores”¦ consiguiendo crear una estampa llamativa y artí­stica de una simple fotografí­a. Como decimos, sólo hay que pulsar sobre cualquiera de ellos para ver cómo quedarí­a la imagen tomada con ese filtro. Pero ahí­ no queda la cosa. Instagram cuenta con un par de efectos más que multiplican las posibilidades de los filtros.

instagram

En esta ocasión se trata de de dos efectos y una herramienta que se sitúan en la parte superior de la pantalla de edición.  En primer lugar encontramos los marcos. Aunque existen multitud de aplicaciones que permiten elegir diferentes marcos, Instagram sólo asocia un tipo para cada filtro. Por ello, sólo es posible activarlo o desactivarlo para que se aplique a la imagen con dicho filtro. En segundo lugar está el efecto Lux, una curiosa herramienta que da profundidad y realismo a las imágenes aumentando las sombras. Algo conocido en el mundo de la fotografí­a digital como HDR. Al activarlo, las imágenes cobran un aspecto completamente nuevo, potenciando los diferentes filtros. Además, cuenta con una última herramienta: el volteado, que permite girar 90 grados la imagen para cambiar completamente la perspectiva.

Pero la fama de Instagram no sólo viene dada por sus herramientas y sus filtros. La calidad de las imágenes que publican sus usuarios es ya bien conocida. Además, se aleja mucho de otras redes sociales ya que ésta se centra, de manera exclusiva, en la fotografí­a, siendo la única red social temática de este tipo que ha conseguido más de 27 millones de usuarios.

Otras noticias sobre...